Viaje relámpago a Dublín

23 May

¡Y tan relámpago! Exactamente un día y medio, pero mereció la pena. El tiempo se portó estupendamente y el sol no dejó de brillar en todo el fin de semana, aunque no superamos los 7º.

templebarFui mi primer viaje a Dublín y me sorprendió. Es una ciudad pequeña comparada con Madrid o Barcelona, y te puedes desplazar tranquilamente a pie de una zona a otra sin tener que recorrer largas distancias. Me sorprendió para bien lo “llanita” que es la ciudad, sin grandes cuestas. En cambió, me sorprendió negativamente la duración eterna de sus semáforos en rojo para el paso de peatones, dando prioridad a los vehículos. Quizás me he mal acostumbrado al vivir en Zürich donde la ciudad está adaptada, principalmente, para peatones, bicis y tranvías.

Y ¿qué hacer en Dublín? Lo típico. Visita a Grafton Street, en donde actúan gran número de artistas callejeros, los buskers, muy respetados en las calles dublinesas. Y, justo antes de entrar en la abarrotada Grafton Street, encontramos la escultura de Molly Malone, una antigua pescadera que tras morir en las calles de Dublín se convirtió en su ciudadana más popular.mollymalone

Muy cerca de esta escultura y de Grafton Street se encuentra el Trinity Collage, visita obligada por dos razones: por sus jardines y por su biblioteca, ya que ella alberga el Libro de Kells.

Y para descansar un rato, nada mejor que tomarnos una Guinness visitando la zona de Temple Bar, repleta de bares típicos irlandeses. Tras esta pequeña pausa y con las pilas cargadas de nuevo, atravesamos por Ha’Penny Bridge sobre el río Liffey, y continuamos nuestro paseo hasta O’Connell Street. Lo primero que se ve al llegar a esta calle es el Spire, un obelisco de 120 m. con forma de aguja inmensa, que divide la calle en dos partes. Si seguimos el paseo hacia el final de O’Connell Street nos encontraremos con el Gate Theater y el Jardín del Recuerdo dedicado a todos los que murieron luchando por la libertad de Irlanda.

jardin_recuerdo

Pero, lo que realmente me impactó fue el monumento levantado a orillas del río Liffey denominado Famine Figures que representa a un grupo de campesinos (a tamaño real) huyendo de Irlanda durante la “Gran Hambruna” en busca de un futuro al otro lado del Atlántico. Las estatuas son de tal realismo que por unos segundos nos trasladan a aquella época. Como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo cinco fotos para que juzguéis vosotros mismos.

famine_figures4 famine_figures3 famine_figuresfamine_figures2famine_figures5

Por supuesto que me han quedado muchas cosas pendientes por ver: jardines, catedrales, fábrica de Guinness… así que prometo volver!

Anuncios

Una respuesta to “Viaje relámpago a Dublín”

  1. Ociore 2 marzo, 2015 a 17:46 #

    Leo esto ahora… como lo comentaste la última vez que nos vimos, jejeje.
    Si regresas a Dublín y quieres saber de más cosas que ver o sitios donde comer, beber o tomar café, no dudes en preguntarme!
    Y una última cosa…. 7 grados en Mayo y sol…. ¡vaya buena suerte tuviste, joroba! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: